Make your own free website on Tripod.com

Conociendo a Nuestra República Mexicana

Zacatecas

   

Zacatecas

Zacatecas es ejemplo del esplendor de la Colonia; de entonces data la filigrana de cantera rosa que vemos en su Catedral y sus conventos. A fines del siglo XIX se construyeron también obras que perduran, como la herrería que adorna sus balcones y el Teatro Calderón. Están, por otra parte, tradiciones como la charrería o las artesanías en plata y cuero y algunos de los más importantes museos del país: uno con máscaras de todas sus regiones, uno con escultura y pintura que van de los griegos a Picasso y la cercana zona arqueológica de La Quemada o el Museo Virreinal de Guadalupe.

Zacatecas: bajar a una mina y atravesar el cielo en teleférico; caminar sus calles empedradas que nos llevan a tiempos pasados y recorrer los museos que guardan para siempre el tiempo; conocer sus tradiciones y vivir sus noches de fiesta.

Acostumbrada desde su fundación a ser frontera, ayer Zacatecas fue confín de la cultura mesoamericana y bastión de la Conquista en su avance hacia el norte. Hoy, la ciudad comparte la pujanza industrial de los norteños, el apego a las tradiciones característico del sur y es orgullosa aportación de México al Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Fundada en 1546 por el soldado Juan de Tolosa que sostenía haber encontrado plata ante las burlas de sus compañeros, pronto la ciudad le dio razón y riqueza. Zacatecas fue una de las más importantes capitales de la Nueva España: sólo los franciscanos llegaron a controlar desde allí 58 conventos, llegando hasta el sur de los Estados Unidos. En 1715 tuvo 40 mil habitantes, cifra que después del siglo de guerras que empezó con la Independencia no habría de recuperar hasta finales de los sesenta. De su vocación moderna es testimonio el que en 1857 se estableció aquí un taller fotográfico y sus calles vieron asombradas circular el primer automóvil en 1902. El 23 de junio de 1914 fue tomada por Francisco Villa, en una de las batallas decisivas de la Revolución.

Con 300 mil habitantes, Zacatecas está al norte del altiplano y a 2,500 metros de altitud en una cañada irregular a la que debe sus características callejuelas que suben y bajan entre los cerros de El Grillo y la Bufa, éste último convertido en su entrañable símbolo. De clima seco y templado, el promedio es de 16º C aunque en invierno llega a ubicarse bajo cero.

Arqueología 

Unos 50 km al sur se encuentra la sorprendente zona arqueológica de La Quemada que floreció a partir del año 300 de nuestra era y mantuvo intercambios con la lejana Teotihuacán.

La Quemada

El sitio fue fortificado por una inmensa muralla y abandonado hacia el 1200 tras haber sido incendiado, como se aprecia en el salón de las columnas. Zona arqueológica, magnífico museo de sitio, cafetería, publicaciones, talleres y estacionamiento. Lunes a domingo de 10 a 17.

 

Volver arriba

Callejoneadas

Zacatecas

En Zacatecas hay infinitas posibilidades para pasarla de lo mejor. Puede ser visitando sus hermosos edificios, paseando por el Teleférico, recorriendo la Mina del Edén o disfrutando de la Sierra de Órganos.

Pero que tal vivir de la ciudad por la noche, caminando con toda tranquilidad para llegar a la discoteca El Malacate, en el interior de la mina, o bailando y degustando un buen mezcal acompañados por la banda en las tradicionales callejoneadas. Conoce el sabor que le imprimen los músicos a la Marcha de Zacatecas en estos alegres festejos.

 

 

Volver arriba


Museo Zacatecano

La tradición artesanal de Zacatecas consiste en objetos trabajados en plata y cuero. Esta artesanía es posible conseguirla en el mercado situado junto al Museo de la Toma de Zacatecas, en lo alto del cerro de la Bufa. Además, eventualmente, los pintores zacatecanos tienen la oportunidad de ofrecer sus obras en subastas que se realizan en la antigua Plaza de Toros.

 

Volver arriba

Centros Nocturnos

En esta ciudad histórica y colonial existen varios lugares donde puede tomarse unas copas o bailar al ritmo de la música disco o contemporánea, y muestra de ello son los establecimientos llamados El Malacate –ubicada en la Mina el Edén, donde la música y la luz inundan las galerías de una mina en desuso–, Casa de Sueños y Cactus.

Foto: Rafael Doniz

Al estado de Zacatecas hay que admirarlo tanto desde la profundidad como desde la altura. Por ello le sugerimos que visite la mina El Edén, en la entrada del socavón La Esperanza, y aborde el tren minero que habrá de llevarlo por un túnel de 520 m de longitud. Esta mina comenzó a explotarse a finales del siglo XVI y fue productora de oro, plata, fierro, zinc y plomo, hasta que paulatinamente dejó de trabajarse debido a la urbanización y a las constantes inundaciones. Los túneles de la mina cuentan con iluminación especial. El recorrido comprende alrededor de 2.5 km, de los cuales 400 m son a pie, lo que resulta sumamente interesante, e incluye varias galerías, puentes colgantes, tiros y túneles.

 

 

Volver arriba

Siguiente-->